¿Qué es nuestra sombra?

Share it!!

¿Qué es nuestra sombra?  En el post de hoy podrás tomar  consciencia de lo que son nuestras sombras y lo que hacemos con nuestras relaciones personales en el día a día, para poder trascenderlo y alcanzar lo que pasamos la vida buscando fuera de nosotros: la felicidad.

 

La sombra es una parte presente en todos nosotros que se crea de manera natural a partir de  lo que nos han prohibido decir, sentir o hacer, lo que nos han transmitido como algo “malo”, aspectos de nuestra cultura, religión y educación recibida. De forma general, la máxima expresión de la sombra comienza a manifestarse en la mitad de nuestras vidas, aunque en algunos de nosotros se manifiesta en la infancia, adquiriendo su máxima expresión en la adolescencia.

 

La sombra está en todos nosotros, pero nuestra ignorancia sobre ella no nos hace reparar de su existencia. Nuestro yo consciente no la reconoce, sino que la proyecta en los demás como si fueran pensamientos y actitudes de ellos, que no tienen que ver conmigo. La adicción a las drogas o los trastornos de la conducta alimentaria son manifestaciones potenciales de una sombra reprimida.

 

Una forma de darnos cuenta de qué es sombra en nosotros, es la señal que sentimos en forma de  emoción o sentimiento sobre lo que no soportamos o no aceptamos de los demás.

 

Todo lo que juzgamos de los demás tiene que ver con nosotros mismos, del mismo modo que todo lo que los demás juzgan de nosotros tiene que ver con ellos.

 

De esta manera, cuando estemos muy perturbados con una relación personal, o con alguien que acabamos de conocer y juzgamos la experiencia de alguna manera, ahí se están manifestando nuestras sombras. Ahí tenemos el regalo del universo, que nos pone delante la persona o situación que necesitamos para darnos cuenta de quienes somos, y así poder trascender lo que nos genera el sufrimiento.

 

La felicidad no se encuentra en cosas materiales, ni en un trabajo, ni con las personas que nos “rescatan” ni en los sedantes, legales o ilegales.

 

Nadie ni nada es responsable de tu felicidad, excepto tú, y solamente llegarás a ella a través de la consciencia y aceptación de tus sombras.

 

Ya puedes liberarte. Cuando las personas creen algo sobre ti (y viceversa) tiene que ver con sus sombras, y en base a ello, se forja una ficción. Suponen lo que tú piensas o haces (que es fruto de algo que no pueden aceptar en sus vidas) y lo proyectan a través de imágenes mentales, generando unas emociones que “corroboran la verdad”. Todo esto es una ilusión que tiene que ver con los miedos y creencias personales y que aparece de forma automática. No queremos aceptar lo que el otro nos hace ver o sentir de nosotros mismos y esta saturación de sufrimiento por luchar contra nuestras sombras nos lleva  a vivir perturbados.

 

Acepta tu condición humana, acepta que haces lo mejor que sabes. Tus sombras te indican que existe en ti su opuesto en potencia.

 

“Despertamos” cuando nos damos cuenta del mecanismo mental en el momento dado. Entonces comenzamos a dejar de identificarnos con nuestros pensamientos y aceptamos que nuestra mente bombea pensamientos de los que no somos dueños ni controlamos, como los latidos del corazón. Luchar contra ellos nos enredará en el sufrimiento, pero aceptar que surgen de forma automática y dejarlos ir nos hará vivir en armonía. Para ello es necesario desaprender el hábito de anticipar, juzgar a otros y etiquetar.

 

Cuanto más luchamos contra algo, más presencia tiene, más se empodera. Cuanto más queremos evitar algo, más nos lleva a la sombra.

 

La sombra está detrás de lo que llamamos personalidad. La personalidad es la forma “rígida” de etiquetarnos a nosotros y a los demás, como algo fijo, por lo que “debemos” reaccionar y obrar de determinada manera. Cada uno de nosotros somos todo, somos luz y oscuridad, egocentrismo y humildad, ira y serenidad, admiración y envidia, amor y miedo. La dualidad es parte de la condición humana y para que la luz brille hemos de aceptar e integrar que también somos oscuridad.

 

La espiritualidad es el camino en el que vamos trascendiendo las sombras para dar paso a la luz o esencia que hay en todos nosotros y lograr la plena felicidad.

 

La compasión que un día sentimos por habernos machacado tanto, nos convierte en seres más compasivos con los demás, pues entendemos que todos cargamos una mochila llena de sombras de las que no somos dueños y que nos hace comportarnos de determinada manera de forma automática.

 

Puedes hacerte algunas preguntas para detectar tus sombras y así conocerte más de forma consciente, aceptarte y ser más feliz.

 

¿Qué cosas quiero cambiar del otro?

Tal vez mi pareja sea un desastre y me pase la vida tratando de cambiarla. Entonces pregúntate, ¿quizá me gustaría vivir un poco más relajadx con el tema del orden? ¿quizá me gustaría poder sentirme libre, y no ser esclavx de una agenda, perfección u organización continua? O al revés, me repatea que sea tan cuadriculadx, ¿tal vez me gustaría ser una persona organizada y no sentirme continuamente dispersa en las distracciones?

 

¿Qué es lo que más miedo me da?

Tal vez me horrorice el abandono. Que me despidan del trabajo, sentirme fracasadx, vulgar o común, o imperfectx. Ahí ves parte de tus sombras. Acepta aquello que tanto miedo te da en la próxima experiencia que te traiga la vida, en forma de persona o situación, para tomar consciencia y vivirlo sin resistencias, sino desde el SÍ a lo que la vida me trae. Si te da mucho mucho miedo, se paciente y tolerante contigo, el cielo no se crea en un día.

¿Qué me hace enfadar?

¿Qué me niego a aceptar?

 

La aceptación te transforma y deja que vivas desde el amor. Este amor hacia ti mismx se expande y es el amor que verás (y está) en los demás. Del mismo modo que al no aceptar y proyectar tus sombras afuera, vives creyendo una ficción basada en tu falta de confianza, envidia, ira o egocentrismo no aceptados, contra los que luchas a diario y culpas por ser quien eres. Se tú el cambio que quieres ver.

3
Share it!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website